La solidaridad frente al imperialismo económico


En el curso celebrado en la Casa Emaús los días 22 y 23 de marzo se ha denunciado el imperialismo globalizado, protagonizado por las empresas multinacionales, provoca paro y esclavitud. Análisis y propuestas han estado encima de la mesa en el curso celebrado en la Casa Emaús.

Una de las ideas transmitidas en el curso es que “este sistema de dominación es dinámico, se basa en la explotación del trabajo y en la especulación y está conduciendo a una sociedad dual en la que una minoría controla los órganos fundamentales del sistema imperialista y la mayoría sufre explotación”

En el curso se señaló que “las grandes empresas transnacionales tienen a su servicio la estructura política internacional y a los gobiernos de los países”.

Derecho y financiación de las transnacionales

Se hizo una fuerte crítica de cómo el derecho internacional protege sus intereses y hasta sus “expectativas de ganancia”. A las denuncias que han sufrido por sus prácticas abusivas han respondido estableciendo normas de responsabilidad social corporativa que son un parapeto que, en muchos casos, oculta la esclavitud a la que someten a los trabajadores. Las multinacionales ponen todo al servicio del capital y generan una economía contra las personas. Otras características de las que se ha dialogado son que “tienen una potente maquinaria de propaganda y de sometimiento de los trabajadores”. Para los ponentes las subvenciones públicas son pieza fundamental de sus beneficios, por eso sigue siendo un criterio importante en el asentamiento en los distintos países.

Se puso de manifiesto cómo los sindicatos han traicionado a trabajadores y parados, sin embargo, en muchos lugares del mundo, estas grandes empresas están teniendo la respuesta de organizaciones de trabajadores.

Lucha solidaria

Se pusieron ejemplos lucha no violenta y solidaria (como el de César Chávez en los EEUU), que parten del protagonismo de los explotados y de la lucha asociada.

El mensaje de esperanza ha sido que “frente al inmenso poder de las multinacionales tenemos la fuerza de la asociación y del trabajo”.

Una de las conclusiones principales es que la Solidaridad está sembrada en el corazón de todo ser humano y es lo que sostiene la vida social y lo que conduce la Historia. “Debemos unirnos a esta lucha y entregar en ella la vida en ella”.

Infórmate de otros cursos del Aula Malagón Rovirosa

Share Button